Los padres deben aprender a pedir perdón a sus hijos

limites-de-padres

Juan M. Comas

El perdón es un tema que suscita no poca controversia en la sociedad actual. No todos lo ven con buenos ojos. Y son muchos los que lo cuestionan. Dejando al margen las consideraciones morales, son muchos los pedagogos y psicólogos que recomiendan que los padres pidan perdón a sus hijos cuando se han equivocado. Pero, ¿por qué?

Contrariamente a lo que muchas escuelas en el campo de la Psicología han enseñado, la petición de perdón de los padres a sus hijos puede ayudar a los más pequeños a identificar y distinguir aquellas conductas buenas de las que no lo son, y ayudar de este modo a los más pequeños a relativizar la figura de los padres, sabiendo que éstos los quieren por lo que son, pero que su amor presenta, como la vida misma, limitaciones. Es el perdón lo que es capaz de suplir las deficiencias, tanto para el que lo pide como para el que lo recibe, pues el perdón, es, en este sentido, algo relativo. Relativo por cuanto hace referencia a su doble dimensión: no hay perdón sin dos sujetos. Y no es posible que las relaciones duren sin él.

Por tanto, pedir perdón no sacaba la autoridad de quien lo pide, sino que la refuerza. Y esto es experiencia común. Respetamos más a las personas que son capaces de obrar con la mejor de sus intenciones y que no tienen miedo a reconocer su propios errores. Sólo así seremos capaces de mejorar, y no sólo nosotros mismos, sino toda nuestra familia se beneficiará de ese aire fresco que evita que los ambientes se intoxiquen. El perdón es una buena manera de apostar por un sano medioambiental familiar.

Algunas razones para pedir perdón a nuestros hijos:

  • Para poder mejorar yo como persona
  • Para no volverte un soberbio/a intratable
  • Para evitar que nuestras relaciones se vuelvan tóxicas
  • Para mejorar la comunicación
  • Para contribuir a hacer las relaciones duraderas
  • Para ayudar a los más pequeños a distinguir lo bueno de lo malo
  • Para mejorar el medio ambiente familiar
  • Para acrecentar el amor

Ver la última newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter